Tuppersex: abre tu puerta…

CATALOGO

Tuppersex: abre tu puerta…

Fuente:
Laura Rueda

Una nueva era se aproxima. Primero provocamos el
escándalo con la minifalda y el top less; luego
proclamamos nuestro derecho al amor
libre y a ser dueñas de nuestra sexualidad. En nuestro salón se colaron series
como Sexo en Nueva York, y tener una charla en una cafetería en un tono normal
sobre fantasías sexuales y posturas placenteras ya no parecía motivo de
excomulgo, o al menos de miradas inquisitivas… Pero todavía podíamos avanzar
mucho más. Si el placer no viene a nosotras, metámoslo en el bolso para que no
se escape.

Si estoy
siempre tan maravillosa por fuera y tengo tan bien colocado el cerebro (además
de la estupendísima falda de la última colección de Custo), ¿por qué no voy a
estar al tanto de otro tipo de diseños, no menos atractivos y sí muy
gratificantes y estimulantes para otras partes de mi cuerpo? Al parecer, las
formas también se están cuidando en juguetitos de índole sexual. Pero no os
imaginéis lo sórdido de los convencionales sex shops, siempre tan inclinados a
las fantasías masculinas. ¡No, chicas! Las texturas, colores, tamaños, olores,
sabores y un sinfín de sensaciones se cuelan en nuestro terreno más placentero.

Con esa misma cara me quedé yo cuando una amiga me invitó a la reunión. ¿Te
vienes de tuppersex?

 

Los
prolegómenos


“Yo no voy a tocar nada”, “¿nunca has tenido un consolador entre las manos?”, “no,
yo solo voy a mirar, ¡qué corte!”. Estos son solo ejemplos de los muchos
fragmentos de las conversaciones que se desencadenaron en casa cuando llegó
María Ángeles, nuestra particular asesora, con su enorme maleta, dispuesta
a comenzar. “No estamos acostumbradas a tener objetos sexuales en las manos,
pero no os preocupéis, vamos a ir poco a poco. Comenzaremos oliendo y probando
sabores…”. El ambiente se va relajando y las más cortadas sueltan suspiros de
alivio. Nuestra reunión de tuppersex ha comenzado.


“La sexualidad de las mujeres no es tan sencilla, somos complicadas para todo”.
María Ángeles nos prepara para las casi tres horas de velada que nos esperan.
Primero nos enseña las sales de baño Shunga Aphrodisia, unos cristales
orientales que convierten la bañera en azul celeste. Nos vamos pasando las
sales de mano en mano, mientras comentamos lo bien que huelen, lo mucho que
tienen que relajar y lo ideal que parecen para comenzar una velada romántica
con nuestra pareja… En seguida saca algo más de la maleta, aceites de amor de
diferentes sabores. “Id oliéndolos y saboreándolos, veréis qué bien”. El efecto
es inmediato. Estos aceites nos han cautivado: la vainilla, la frambuesa, la
menta… Nos imaginamos lo excitante que puede ser un masaje erótico con esa
textura, ese olor y, lo mejor, el sabor. ¿Cómo acabarán las caricias? Empezamos
a dejarnos llevar por esta maravillosa filosofía.




Después de
utilizar nuestro olfato y gusto, llega el momento del tacto. El ambiente se va
caldeando… Nuestra asesora saca de la maleta un clásico patito de agua
amarillo. “¡Qué mono!”. Este sonriente juguetito será nuestro más fiel amigo en
la bañera. En los días de estrés te relajará y te divertirá. Su contrincante,
el patito bondage, es un acompañante picante y divertido, vestido de cuero y
con unas espositas que redondean su imagen de patito malo. Nos siguió
conquistando la esponja vibradora, resistente al agua y de lo más discreta para
colgarla en el baño; el gusanito vibrador, el minivibrador de fantasía con
forma de pintalabios con distintas velocidades (de lo más real)… Enseguida
llegan los lubricantes, que como nos cuenta María Ángeles, son los productos
estrella. Ideales para todos los juegos eróticos, los hay naturales y libres de
grasa, solubles en agua, con sabores, con base de silicona… Las risas se
intensifican y las preguntas no cesan.




El universo de juguetitos es interminable. A continuación llegaron los
divertidos y completísimos vibradores: resistentes al agua, estimuladores del
punto G, de bolsillo, masajeadores de vagina y de clítoris… ¡chica, yo me los
quiero llevar todos para casa! Y, finalmente, nos enseña los realistas. “Este
es Johnny. Lo tenemos en dos colores, blanco y negro, según preferencias”.
Increíble, una imitación hiperrealista de un pene en cuanto a tacto y firmeza.
“Dan la sensación de tener entre las manos una versión natural de un miembro
fálico, y sus vibraciones estimulan y masajean, al mismo tiempo que nos excita
ópticamente”. No podemos dejar de reír. Algunas lo dejan muy claro: “Para
realismo prefiero a mi novio”, “a mí me han gustado más los gusanitos y topitos
de colores…”. Si es que al final nos pierde la inocencia.

 

Los básicos
del Tuppersex

Como en todo armario, en nuestro cajón personal del placer no pueden faltar
algunos objetos. Todas las chicas deberíamos tener unas bolas chinas en casa.
Además de ser un juguete erótico para usar en pareja, estas bolitas son
estupendas para el refuerzo de los músculos pélvicos de la mujer. Nuestra
asesora se encargó de explicarnos la importancia de su uso. La firmeza de estos
músculos es una fuente de placer para nuestro chico cuando mantenemos
relaciones. Pero, fundamentalmente, es importante para nosotras porque con el tiempo
el músculo de la vagina (sobre todo con la maternidad) se debilita.
Ejercitándolo conseguiremos también orgasmos más intensos para nosotras.


 


Despedida a
la española

Cuando terminamos nuestra reunión, habían pasado casi tres horas y aún nos
quedaban preguntas. Las chicas  nos
contaron que estas son reuniones para la distensión, y que por ello se toman
todo el tiempo del mundo explicando todas las dudas de las chicas asistentes. Y
la verdad es que empezamos todas muy tímidas, pero nos soltamos la melena de lo
lindo y no quisimos salir de allí hasta resolver la más absurda pregunta sobre
la inclusión de los juguetitos en nuestra vida sexual, en pareja o
individualmente. Las que lo queríamos todo, nos dejamos la cuenta bancaria
temblando, (ya os contaré qué tal me fueron los artilugios). Sin embargo, todas
compramos el que se convirtió en el producto estrella de nuestra reunión, el
Excite Piel de Seda, para que tocar el cuerpo de tu pareja y el tuyo propio sea
mucho más apetecible, si cabe.

 


Ranking de
juguetes

Uno de los
instrumentos más populares en el universo de los juguetes eróticos era el
consolador. Sin embargo, con la llegada de colores, texturas y vibraciones, el
sencillo falo se ha quedado de los últimos en el ranking de ventas. Cada vez
más, las mujeres optamos por la experimentación de nuestro cuerpo y con nuestra
pareja. Por ello, elegimos los juguetes de última generación, que cuidan
exquisitamente el diseño y se adaptan perfectamente a nuestro cuerpo
estimulando el clítoris y el punto G o cualquier zona erógena que deseemos.


 


Razones para
organizar una reunión en tu casa

– Es divertido 


Disfrutarás de la comodidad de tu hogar

– Una excusa
ideal para reunir a todas tus amigas

– Fácil de
organizar
-Te lo entregan de forma directa, sin gastos de envío

– Es muy
informativo y conocerás lo último en productos y ofertas

– Como
anfitriona recibes regalitos o descuentos

– Te ofrecen
un asesoramiento discreto

– Es una
ocasión ideal para comenzar o ampliar tu ajuar erótico

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: